fbpx
Trayectoria de Ceres durante el mes de noviembre en la constelación de Tauro

 

Durante el mes de noviembre tendremos la oportunidad de observar con pequeño instrumental a Ceres en la constelación de Tauro, junto a la brillante Aldebarán, y recorriendo lo que se conoce como la «cabeza del Toro» brillando como un objeto de octava magnitud de fácil localización.

Ceres fue el primero de los asteroides descubiertos y como tal fue considerado hasta que, en agosto de 2006, fuese caracterizado por la Unión Astronómica Internacional como planeta enano. El descubrimiento de Ceres es otro de los puntos álgidos de la historia de la Astronomía. Parecía faltar un planeta entre Marte y Júpiter que pudiera cumplir la ley empírica de Titius-Bode (una ley simple matemática que relaciona la distancia al Sol con el número de orden posicional respecto a nuestra estrella). Para su búsqueda se formó un grupo alemán a mediados del año 1800 conocido como los «Himmels-Polizei» (los «Policias del Cielo») formado por un cuarteto de astrónomos de reconocido prestigio entre los que se encontraba el propio Bode o Wilhelm Olbers.

Giuseppe Piazzi (1746 – 1826)

Pero el año pasó y el grupo de alemanes que observaba desde el Observatorio de Berlín no consiguió resultados. Sin embargo, desde Palermo, la noche del 1 de enero de 1801 entró en escena un astrónomo italiano que realizaba un catálogo estelar, Giuseppe Piazzi. Él fue quien encontró un objeto de octava magnitud que, en sucesivas noches, se movía por la constelación de Tauro y al que, inicialmente, le infirió naturaleza cometaria pero sin dejar de pensar que pudiera tratarse de un nuevo planeta. Desconocemos si Piazzi celebró la Nochevieja o no, pero los días después, seguro que sí. Su descubrimiento se lo contó así a su mejor amigo, Barnaba Oriani:

 

«El 1 de enero he observado en el hombro de Tauro, una estrella de octava magnitud que, en la noche siguiente, que es la 2, avanzó aproximadamente 3’30 » hacia el norte y unos 4 ‘hacia la sección de Aries’. Yo verifiqué mis observaciones en el 3 y 4, y encontré aproximadamente el mismo movimiento. El 5, 6, 7, 8, 9, el cielo se cubrió. Volví a ver la estrella el 10 y el 11 de enero, y luego los días 13, 14, 17, 18, 19, 21, 22 y 23. En la primera observación, su ascensión recta era 51 ° 47 ‘y su declinación norte era 16 ° 8 ‘. De 10 a 11 pasó de retrógrado a directo movimiento, y en la observación de 23, tenía ascensión recta 51º 46’, 17 ° 8 ‘de declinación. He anunciado esta estrella como un cometa, pero desde que lo observé no muestra nebulosidad, y además, como tenía un lento y un movimiento bastante uniforme, supongo que podría ser algo mejor que un cometa. Sin embargo, no lo haría por que significaría adelantar públicamente esta conjetura. Tan pronto como tenga un mayor número de observaciones, intentaré calcular sus elementos.»

(Extraído de Corrispondenza Astronomica fra Giuseppe Piazzi e Barnaba Oriani (G. Cacciatore and G. V. Schiaparelli, eds. Univ. of Hoepli, Milano. 204 pp.C. A., 1874)

 

 

Imagen de Ceres tomada por la sonda Dawn en 2015. (Crédito: NASA)

El propio Piazzi sugirió el nombre de «Ceres Ferdinandea» y finalmente se quedó sólo en Ceres en honor a la diosa romana de la Agricultura.  Tuvo su consideración de planeta pero el descubrimiento de Pallas al año siguiente y de Juno tres años después, junto con sucesivos descubrimientos de objetos similares fue configurando, poco a poco, lo que hoy conocemos como Cinturón de Asteroides.

Ceres es un cuerpo con un núcleo rocoso cubierto por un manto de hielo y una superficie craterizada con zonas donde se sublima hielo de agua tal y como sugieren las investigaciones que se desprenden de la sonda Dawn, ingenio espacial en órbita alrededor del planeta enano desde 2015.

 

 

 

OBSERVACIÓN

Durante el mes de noviembre tendremos la oportunidad de observar a Ceres y sus movimientos diarios con un instrumental modesto. Desde cielos oscuros sólo requeriremos prismáticos y desde núcleos urbanos necesitaremos un pequeño telescopio (con 70 mm de abertura es suficiente) o unos prismáticos de 15×70. La cercanía a primeros de mes a Aldebarán, la estrella principal de Tauro, y el paso los días posteriores por el asterismo conocido como «la cabeza del Toro» nos harán su localización más fácil (véase las cartas a continuación). Hay que tener en cuenta que Ceres irá aumentando de brillo, comenzando el mes con magnitud 7,6 y terminándolo con 7,1. Muy asequible a instrumentos modestos. Aunque con instrumentos de aficionado la observación de Ceres no ofrece ningún detalle si que nos dejará con la ilusión de ver los movimientos de aquel nuevo planeta descubierto hace 220 años.

Trayectoria de Ceres en la constelación de Tauro del 4 al 11 de noviembre.

 

Trayectoria que seguirá Ceres por Tauro del 12 al 19 de noviembre.

 

Francisco Rodríguez Bergali (c) 2021

 

SÍGUENOS EN:

Grupo de Facebook: https://www.facebook.com/astroilusion

Twitter: @astroilusion

Instagram: @astroilusion

Telegram: t.me/astroilusion


En Astroilusión ofrecemos instrumental, libros y material diverso para poder iniciarse en la Astronomía y disfrutar de ella.

 

 

Astronomía Práctica

COMETAS Y ASTEROIDES

13,20 

COMETAS Y ASTEROIDES. Ramón Naves y Montse Camps. Astromarcombo. 2018. 100 pp. 155 x 230 mm

Divulgación Astronómica

BREVE HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA

15,95 

BREVE HISTORIA DE LA ASTRONOMÍA. Enrique José Díaz León. Editorial Gaudalmazán. 2020. 256 pp. 150 x 240 mm

Divulgación Astronómica

UNA HISTORIA BREVE DE LA ASTRONOMÍA

18,00 

UNA HISTORIA BREVE DE LA ASTRONOMÍA. José Medina. Ed. Universidad de Alcalá. 2008. 276 pp. 170 x 240 mm

275,00 

Prismáticos Celestron Skymaster 20x80 PRO. Adaptador para trípode incluído. Prisma Porro. Disponible, en stock. Incluye "Objetos Celestes para Prismáticos".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *