ASTEROIDES

Francisco Rodríguez Bergali – www.astroilusion.es

Paso del Asteroide 2004 BL86
Paso del asteroide 2004 BL86 por las cercanías de la Tierra a finales de enero de 2015. Observese el movimiento del asteroide en apenas 6 minutos.

Los asteroides mayores y más brillantes del Sistema Solar pueden ser observados con unos prismáticos o con un telescopio de iniciación. Resulta interesante observar como esos puntitos de luz se mueven entre las estrellas a lo largo de las noches. Situados entre Marte y Júpiter,  el primero fue descubierto el 1 de enero en 1801 por Giuseppe Piazzi y recibió la denominación de Ceres. Desde el año 2006 Ceres está considerado como un planeta enano. El segundo fue descubierto por Olbers al año siguiente, Palas. Y después llegaron muchos más. Vesta (el más brillante de todos) puede observarse con comodidad, así como Juno, Eunomia y algunos más.

A veces aparecen asteroides muy pequeños pero que pasan por las cercanías de la Tierra moviéndose a mucha velocidad y cuya observación no pasa desapercibida. La fotografía que encabeza este texto muestra al asteroide 2004 BL86 de un tamaño superior a unos 300 metros que pasó a una distancia equivalente a tres veces la distancia de la Tierra a la Luna pudiendo ser fotografiado por mi en la medianoche del 26 al 27 de enero de 2015 con una cámara y un objetivo. ¡En 6 minutos se había movido una distancia equivalente a la mitad del diámetro de la Luna en el cielo!

Los aficionados también podemos seguir otra serie de fenómenos no menos interesantes que tienen a los asteroides por protagonistas. Se tratan de la ocultación de estrellas por asteroides como resultado de aparecer asteroide y estrella en la misma línea visual nuestra observados desde una franja de visibilidad de la Tierra. Las estrellas que se ocultan suelen ser generalmente más débiles en brillo que los asteroides pero no necesariamente. Los aficionados, con ayudas de cartas celestes, localizan la estrella que va a ocultarse y sabiendo la hora aproximada que ocurrirá dirigen sus telescopios hacia ella y acompañados de un reloj previamente sincronizados con señales horarias exactas, observan un oscurecimiento de la estrella en caso de producirse la ocultación y los cálculos haber sido correctos. Incluso puede calcularse el tamaño del asteroide dependiendo del tiempo en que la estrella haya estado con menor brillo hasta que vuelva a la normalidad. Puede suceder que no sea visible la ocultación en un lugar de la Tierra y en otro sí, lo que también ayudaría, no solo a determinar el tamaño de un asteroide sino a afinar su órbita.  Estos datos han sido siempre muy importantes y los aficionados contribuímos a ello, incluso con telescopios pequeños. Para todo aquel interesado aconsejo visitar la web https://www.euraster.net/ con abundante información al respecto.

Asteroide 5225 Loral
Ocultación del asteroide 5225 Loral por una estrella. Cortesía Eric Frappa (euraster.net)

La técnica fotográfica no es relativamente difícil y el resultado de una ocultación es ver como el trazo de estrella brillante que se crea por el movimiento terrestre, se ve interrumpido por el paso del asteroide. En este caso puede verse como el asteroide Loral oculta a un débil estrella en mayo de 2019. Como veréis las observaciones de asteroides dan para mucho pero, para no caer en engaño y como podría extenderse a todas las actividades astronómicas, requieren paciencia y meticulosidad.