fbpx

 

Con un aspecto que simula toscamente un círculo, el Mare Imbrium es una de las zonas más llamativas de nuestra compañera de viaje. El nombre fue sugerido por el astrónomo italiano Giovanni Battista Riccioli (1598-1671) quien bautizó esta zona en 1651. Es curioso que este «mar» tenía otros nombres como Mare Austriacum o Lacus Marinus pero desde comienzos del siglo XIX quedó desplazado por el actual y se extendió la denominación por la cual lo conocemos.

El Mare Imbrium puede observarse a simple vista desde poco después del Cuarto Creciente cuando empieza a llegar la luz solar a él. Su aspecto circular empieza a definirse al octavo día de la lunación pero es totalmente visible a partir del undécimo día lunar. Se trata de una zona con aspecto circular de unos 1200 kilómetros de diámetro rodeada por cadenas montañosas visibles con unos prismáticos o un pequeño telescopio. En sí, se trata de un inmenso cráter provocado por el impacto de un objeto de unos 250 kilómetros hace cuatro mil millones de años y cuya lava se asentó, tras emerger, formando esta gran llanura que hoy vemos. 

 

 

Una de las zonas que lo limita al noroeste es la región conocida como Sinus Iridium (la Bahía del Arco Iris) de 250 kilómetros de diámetro y también fruto de otro impacto. Una zona preciosa digna de ser observada con un telescopio por pequeño que este sea. Ya en el norte aparece una cadena montañosa conocida como Los Alpes que lo separa del Mare Frigoris con el gran cráter Plato (Platón) de 100 kilómetros de diámetro en dicha cadena. Esta es una de las tres cordilleras levantadas fruto del impacto que limitan al Mare Imbrium y, a su vez, le confieren esa belleza. Las otras dos zonas montañosas se situán al Este, Montes Caúcaso y al Sudeste, los Montes Apeninos. Esta última cordillera es la más importante de la Luna con sus 600 kilómetros de extensión y un máximo de 5500 metros de altura que alcanza en el Monte Huygens. Menos pronunciados pero también observable con telescopio son los Montes Cárpatos junto al cráter Copérnico ¡Que nombres más terrenales confieren la demarcación del Mare Imbrium!

 

En cuanto a los cráteres que alberga en su interior, con instrumental modesto podemos observar, hacia el Este, a la pareja de cráteres de Aristillus y Autolycus de 55 y 40 kilómetros de diámetro respectivamente y que pueden verse de forma más destacada hacia el séptimo día de la lunación. Más hacia el centro del Mare Imbrium aparece un cráter mayor, Arquímedes, con diámetro de 85 kilómetros y paredes de 2000 metros de altura que junto con los dos cráteres anteriores forman un trío interesante de observar. Otros cráteres destacados serían Timocharis (35 km), Lambert (30 km), Euler (28 km) o Pytheas (20 km). No queremos dejar el repaso por el Mare Imbrium sin nombrar al cráter Eratóstenes  con sus paredes de 4000 metros y 60 km de diámetro que culmina hacia el Sur como apéndice final de los Montes Apeninos.

El Mare Imbrium tiene una región interna muy característica denominada mascon. El término procede de abreviar las palabras inglesas «mass concentrations» y consisten en regiones donde la densidad interna de la Luna aumenta notablemente debido a una gran concentración de masa. Estas regiones fueron detectadas por las sondas Lunar Orbiter que detectaron una docena de ellas (el primer mascon descubierto fue en el Mare Imbrium) siempre en la cara visible y por lo general en mares. Se supone que este incremento de masa es debido a que parte del cuerpo impactante a quedado incrustado en la zona del impacto y es el causante de ciertas anomalías gravitaciones a tener en cuenta cuando se envían sondas a la Luna.

Mare Imbrium, Mar de las Lluvias, toda una zona por recorrer con nuestro instrumental astronómico por modesto que éste sea desde el cuarto creciente hasta el duodécimo día de la lunación. Anotemos lo que vamos observando en esa zona durante esos días y repitamos en la siguiente fase lunar: el Mare Imbrium nos sorprenderá.

 

Francisco Rodríguez (c) 2022 – www.astroilusion.es

 


SÍGUENOS EN:

Grupo de Facebook: https://www.facebook.com/astroilusion

Twitter: @astroilusion

Instagram: @astroilusion

Telegram: t.me/astroilusion


En Astroilusión ofrecemos instrumental, libros y material diverso para poder iniciarse en la Astronomía y disfrutar de ella.

 

Astronomía para Niñ@s

Poster Luna Luminiscente 48 X 68 cm

15,60 

Poster Luna luminiscente. Su tamaño es de 48x68 cm y brilla en la oscuridad. Aparecen señalados los nombres de los cráteres y mares más importantes. Incorpora tubo de plástico para su transporte y cuidado.

52,53 

GUÍA PARA OBSERVAR LA LUNA. (2ª ED.) Gerald North. Editorial Omega. 2008. 432 pp.

259,00 

Prismáticos Celestron Skymaster 20x80 PRO. Adaptador para trípode incluído. Prisma Porro. Disponible, envío gratis a la Península.

499,00 

TELESCOPIO REFLECTOR STARSENSE EXPLORER DX 130 AZ 130/650 MM. Base StarSense para su teléfono inteligente, sólo se necesita conectar el móvil e indicará donde encontrar los objetos a observar. Dos oculares de 25 y 10 mm. Buscador por puntos rojos StarPointer y montura altacimutal con trípode con bandeja incluída. En stock. Envío gratuito.