fbpx
Campo de M8 y M20 en Sagitario

A veces te encuentras cuadros en el cielo que de repente te vuelven a recordar la razón por la cual te sientes fascinado por la Astronomía.  Estas bajo un cielo realmente oscuro, tus ojos se han adecuado a la oscuridad de la noche hace rato, la temperatura es buena y el silencio solo está roto por los sonidos de aves y ladridos lejanos que protegen sus rebaños de quienes puedan acecharle. De repente, al Sur, aparece la Vía Láctea, exultante, formando unas pinturas maravillosas que ha creado el Universo en la constelación de Sagitario para que nosotros las veamos. Entonces, enfocas tus prismáticos a la zona y pierdes la noción de todo. La vista es maravillosa. Estoy convencido que si a mi paisano Bécquer le hubiera preguntado ¿Qué es la Astronomía?, su repuesta hubiese sido la misma que la de su rima acerca de la Poesía. Y es que cuando observas cuadros así, sin prisas, detenidamente, descubres que no existe diferencia entre Poesía y Astronomía. Es fascinante.

UNA SONRISA EN EL CIELO

M8yM208
Carta cedida por freestarchart.org

Nos encontramos en la constelación de Sagitario una medianoche de verano. Donde la Vía Láctea se muestra en todo su esplendor y destaca por su brillo. Allí en el suroeste, aparece un objeto blanquecino bien brillante. Es el planeta Júpiter y a su lado Saturno. Podemos observar el asterismo propio de la constelación de Sagitario que tiene la forma conocida como “tetera”. Si nos centramos en su estrella superior y desviamos la vista al oeste podremos apreciar una zona difusa y blanquecina. ¿Qué es? Es la Nebulosa de la Laguna. Si ahora tomamos unos prismáticos por pequeños que sean veremos como un buen conjunto de estrellas se aglutinan tomando por fondo una nebulosidad. Es precioso. Ahora, siempre con nuestros prismáticos, veremos como hacia el norte de la Nebulosa de la Laguna aparece otra nebulosidad, esta vez más pequeña pero también fascinante, es la Nebulosa Trífida. Recorremos la zona y encontramos cúmulos de estrellas, globulares y abiertos, y bandas oscuras que parecen definir una sonrisa en esa zona del cielo.

LOS OBJETOS DE LA ZONA

lalaguuna
La Nebulosa de la Laguna y el cúmulo NGC 6544

Aunque algunos de estos objetos requerirían de un post para ellos solos, vamos a intentar definir, de manera sencilla, que es lo que estamos observando. Inicialmente nos podremos detener en la Nebulosa de la Laguna, un objeto de magnitud 4.6, visible a simple vista, y también conocido como M8 (Messier 8). Se trata de una nebulosa que brilla por la excitación de sus gases debido a una o varias estrellas inmersas en ella, es lo que, a grandes rasgos, se conoce como nebulosa de emisión. Curiosamente es más ancha que la Luna Llena y tan larga como tres. Aunque esas dimensiones no las podremos ver salvo en fotografías su aspecto es considerable y de fácil observación con instrumentos de aficionado. La nebulosa está situada a 5000 años luz de nosotros, cuando la luz que acompaña esta fotografía partió de allí, los antiguos egipcios fabricaban sus primeros pigmentos. La parte de la nebulosa compuesta por estrellas aglutinadas es conocida como el cúmulo del Reloj de Arena (NGC 6530) y es un lugar donde están naciendo y están creciendo las estrellas. Estamos observando la cuna de las estrellas.

A sureste de la nebulosa de la Laguna podemos observar un anaranjado cúmulo globular, NGC 6544, conocido en algunos lugares como el cúmulo de las estrellas de mar pero, dada su bajo brillo (su magnitud es 8.0) su observación puede llegar a requerir de un telescopio, aunque yo, que no gozo de buena vista, lo he observado varias veces con prismáticos. Se encuentra situado a 9500 años luz de nuestro Sol y siempre me llamó la atención su color. Otra perla que, en otra parte del cielo, hubiese disfrutado de la atención de los observadores del cielo.

trifida
La Nebulosa Trífida y M21

Al norte de la Nebulosa de la Laguna se encuentra un objeto realmente precioso: la Nebulosa Trífida. Es una nebulosa más débil en brillo que la anterior, magnitud 6.3, y también más pequeña (20 minutos de arco, dos terceras parte del diámetro de la Luna Llena) pero no por ello resulta menos encantadora. Curiosamente, como la anterior, se descubrió a mediados del siglo XVIII aunque, personalmente, cada vez tengo más dudas sobre ello. ¡No se pueden pasar por alto tantas bellezas juntas! Situada a 5500 años luz de nuestro Sol se trata de una nebulosa que emite (como la de la Laguna) pero que también refleja radiación del exterior. Esto puede observarse en la fotografía. La zona exterior azulada es consecuencia de la reflexión de la luz de las estrellas cercanas y la rojiza (e interior) es la zona de emisión producida por la excitación de los átomos de los gases que la componen por las estrellas allí situadas. ¡Es otra cuna de las estrellas, una región de nacimiento estelar,  importantísima! Al telescopio puede verse dividida en tres partes merced a una región de polvo que impide el paso de la luz (una nebulosidad oscura). La observación, con detenimiento, sin prisas y con un telescopio por pequeño que sea sugiere un encanto realmente especial.

Al noreste de la Nebulosa Trífida nos encontramos con un cúmulo abierto de estrellas: M21 (Messier 21). El cúmulo, descubierto por Charles Messier en 1754, no resulta muy cuantioso en estrellas pese a tener un buen tamaño, 17 minutos de arco. Su brillo, magnitud 6.5, también le convierte en un cúmulo brillante y llamativo. Se encuentra a algo más de 4000 años luz de nosotros y siempre me pareció un cúmulo cuya parte central me ha resultado muy llamativa a través del telescopio. También creo que si estuviese en otra parte del cielo menos espectacular sería más reconocido.

UN CUADRO EN EL CIELO

Esta zona es un maravilloso cuadro en el cielo. De los de verdad. Fíjate bien. Después de observarlo detenidamente entiendes por qué te has enamorado de la Astronomía. Pero has de observarlo sin prisas, tengas el instrumento que tengas, relajadamente y con tranquilidad. De vez en cuando aparece un planeta por la zona, como ocurrió con Saturno, la joya del Sistema Solar en el verano de 2018, el cual en lugar de manchar el cuadro lo engrandeció. Después de ver este cuadro en el cielo convertido en sonrisa, alejas tus ojos de tu instrumento, míralo a simple vista, vuelve a observarlo. Te ha contagiado la sonrisa, entonces, la Astronomía te habrá enamorado y su diferencia con la Poesía, no la encontrarás-

Texto y fotografías: Francisco Rodríguez Bergali para www.astroilusion.es (c)

 


Material para relacionado con el post disponible en Astroilusión

Guía del Firmamento

Un comentario de “La Nebulosa de la Laguna y la Trífida: una sonrisa en el cielo.

  1. Plague dice:

    Querido Paco, te estas convirtiendo en un poeta, como nuestro compatriota Bequer, es otra de las consecuencias de esta aficion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *