fbpx

William Herschel fue un músico con una efervescente pasión por el oboe la cual le condujo a convertirse en director de orquesta de la ciudad inglesa de Bath. Su habilidad musical era comparable con una gran destreza manual que hizo de él un preciso y prolífico constructor de telescopios.

Herschel andaba imbuido en sus estudios sobre estrellas dobles observándolas con un telescopio refractor que había construído -y pulido- de 153 mm de diámetro. Trataba de determinar movimientos entre las estrellas que componían estos pares cuando en los albores de la primavera de 1781, en concreto el 13 de marzo, observó un objeto en la constelación de Géminis con aspecto estelar pero que tomó por un cometa por la imagen que mostraba su telescopio al añadir aumentos. Lo observó durante un prolongado período de tiempo hasta que, después de mucho creyendo que fuera un cometa, concluyó que acababa de descubrir el séptimo planeta del Sistema Solar: Urano.

“El aumento que tenía puesto cuando vi por primera vez el planeta era de 227. Por mi experiencia sé que los diámetros de las estrellas fijas no se magnifican proporcionalmente en aumentos mayores, como hacen los planetas, por tanto ahora coloco los aumentos de 460 y 932, y creo que el diámetro del cometa ha incrementado en proporción a los aumentos, como debería ser suponiendo que no se tratase de una estrella fija, mientras que los diámetros de las estrellas con las que la he comparado no han incrementado con la misma proporción.[…]”

Fue el astrónomo Nevil Maskeline quien sugirió la posibilidad al propio Herschel de que pudiera tratarse de un planeta al no observar cola alguna al objeto.

Pero Herschel no fue el primero en observar al planeta Urano. Antes lo hicieron varios astrónomos pero siempre confundiéndose con una estrella. De hecho John Flamsteed lo designó como una estrella cuando el planeta pasaba por la constelación de Tauro mientras realizaba su póstumo Atlas Coelestis en el año 1691. Lo denominó 34 Tauri. En algunos textos se sugiere que el mismísimo Galileo parece que lo dibujó junto a Júpiter allá por 1612 incluyéndolo como uno de sus satélites pero dicha afirmación puede ponerse en duda hoy día con la ayuda de cualquier simulador planetario. En 1612, en concreto en noviembre, Urano se acercó mucho a Marte…

sellode williamherschelUrano no se llamó Urano hasta bien avanzado el siglo XIX . Herschel siempre quiso que se hubiera llamado Georgium Sidus, en honor al rey Jorge III de Inglaterra que reinaba cuando se produjo el descubrimiento del planeta. El nombre lo justificó así:

En las fabulosas épocas de los tiempos antiguos los nombres de Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno fueron los nombres para los Planetas, porque eran los nombres de sus héroes y divinidades principales. En la era actual, una más filosófica, apenas sería permisible recurrir al mismo método y llamarlo Juno, Palas, Apolo o Minerva al nuevo cuerpo celestial. La primera consideración de cualquier evento concreto, o incidencia notable, parece ser su cronología: si en cualquier tiempo futuro se pidiera, ¿cuándo se descubrió este último Planeta? La respuesta más satisfactoria sería decir, ‘Durante el reinado del Rey Jorge tercero’.”

El “Planeta Jorge” apareció como tal en el Almanaque Naútico Británico hasta 1850. El astrónomo francés Joseph Lalande propuso llamar al astro “Herschel” en honor al nombre de su descubridor y curiosamente el sueco Erik Prosperin sugirió el nombre de “Neptuno” pero otro astrónomo alemán, Johann Elert Bode hizo lo indecible para eliminar ese nombre y crear una continuidad de nombres mitológicos como los planetas precedentes hasta que consiguió que el planeta se le denominara tal y como lo conocemos hoy.  Eso si, el rey Jorge III le hizo un gran favor a la Astronomía pues le concedió pensión vitalicia de por vida a William Herschel lo que hizo que las notas musicales del descubridor de Urano dieran paso a precisas observaciones astronómicas anotadas y comprobadas por su hermana Caroline: la primera astrónoma profesional de la historia.

William Herschel murió en 1822 dejando tras de sí un inmenso legado observacional cuando tenía 84 años. Vivió el mismo tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol el planeta que descubrió.

UranoHubble

2 comentarios de “El descubrimiento de Urano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *